La sonrisa etrusca Kindle Ó La sonrisa Kindle -

La sonrisa etrusca Una bell sima novela sobre el eterno problema del amor, con la verdad que ofrece un conocimiento profundo del alma humana Un viejo campesino calabr s llega a casa de sus hijos en Mil n para someterse a una revisi n m dica All descubre su ltimo afecto, una criatura en la que volcar toda su ternura su nieto, que se llama Bruno, como a l le llaman sus camaradas partisanos Y vive tambi n su ltima pasi n el amor de una mujer que iluminar la etapa final de su vida concedi ndole toda su plenitud No me ha gustado nada Le doy 2 estrellas porque est impecablemente bien escrito, pero el protagonista el viejecillo gru n me ha sacado tanto de quicio, que no puedo poner m s de 2 En serio, cu nto m s le a sobre sus pensamientos y su forma de ver la vida, m s me costaba empatizar con la historia, y con los toques tiernos que, al parecer, tiene el viejo Me gustar a decir mucho m s sobre lo poco que me ha gustado, pero no quiero hacer le a, y con esto basta. , Hace algunos a os una amiga me confes que estaba escribiendo un libro Cuando le pregunt el tema, me mir sorprendida Existe alg n otro tema contest ella.Jos Luis Sampedro en su libro La sonrisa etrusca nos regala una hermosa versi n de ese tan trillado y aparentemente nico tema Salvatore Roncone es un viejo r stico pastor calabr s sentenciado a muerte por el c ncer A lo largo de su vida, ni la guerra contra los alemanes, ni las innumerables experiencias amorosas, ni las rencilla Hace algunos a os una amiga me confes que estaba escribiendo un libro Cuando le pregunt el tema, me mir sorprendida Existe alg n otro tema contest ella.Jos Luis Sampedro en su libro La sonrisa etrusca nos regala una hermosa versi n de ese tan trillado y aparentemente nico tema Salvatore Roncone es un viejo r stico pastor calabr s sentenciado a muerte por el c ncer A lo largo de su vida, ni la guerra contra los alemanes, ni las innumerables experiencias amorosas, ni las rencillas perpetuas contra su vecino Cantanotte le han hecho siquiera un leve rasgu o, sino todo lo contrario forjaron en l un car cter duro e impetuoso Hoy, llega desahuciado a vivir con su nico hijo en la moderna e ins pida Mil n, donde le tocar librar las ltimas batallas de su vida contra doctores refinados, vitrinas de fruta inodora y enmara adas calles llenas de pulcros rascacielos milaneses Sin embargo, su nieto Brunettino a trav s de di logos af nicos nocturnos y la Se ora Hortensia mujer a la que conoce por casualidad en el parque y de quien se enamora se encargar n de que los ltimos meses de Salvatore sean los m s trascendentes de su vida, ya que le ense ar n el verdadero significado de la palabra AMOR.Y es que a n hoy en d a me viene a la mente ese viejo di logo con dicha amiga y me pregunto Es posible escribir de un tema que no sea el amor Para ti que est s pensando en quiz s leer este libro No es un libro Es una br jula.En cada p gina, en cada p rrafo, tienes otra vez la flechita siempre temblando, siempre apuntando en la misma direcci n Qu direcci n La direcci n en la que se encuentra el motivo de la sonrisa de los etruscos Por qu sonr en los etruscos Saben algo que otra gente no sabe Las reglas b sicas de la muerte y de la vida Comprenden y aceptan esas reglas para poder jugar el juego al l mite de sus posibilidade Para ti que est s pensando en quiz s leer este libro No es un libro Es una br jula.En cada p gina, en cada p rrafo, tienes otra vez la flechita siempre temblando, siempre apuntando en la misma direcci n Qu direcci n La direcci n en la que se encuentra el motivo de la sonrisa de los etruscos Por qu sonr en los etruscos Saben algo que otra gente no sabe Las reglas b sicas de la muerte y de la vida Comprenden y aceptan esas reglas para poder jugar el juego al l mite de sus posibilidades.Resulta tan f cil quedarse al margen de la vida sin comprender lo que ocurre, incapaces de sonre r Franklin dijo que nuestra gran tragedia es que nos hacemos viejos demasiado pronto y sabios demasiado tarde Esto no es un libro Esto es una br jula que apunta hacia la sabidur a y hacia la sonrisa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back To Top